Cursos, formación, oposiciones y master, cursos subencionados
Noticias Locales LLEIDA

“Borg no estaba preparado para ser la primera superestrella del tenis”

Es probable que el nombre de Sverrir Gudnason no les suene de nada, aunque también es más que probable que este actor de 39 años y dueño de unos expresivos ojos verdes pase a engrosar pronto la lista de nuevas estrellas europeas que conquistan Hollywood. Nacido en Lund (Suecia) el 12 de septiembre de 1978, pasó su infancia y parte de su adolescencia en Islandia, pero a principios de la década de los 90 regresó a Suecia y allí fue donde empezó a dar sus pinitos como actor.

Gudnason se ha movido como pez en el agua en series de televisión y en varios thrillers (Blowfly Park, por el que ganó el premio Guldbagge al mejor actor, I Am Handyman o el drama romántico A Serious Game, de Pernilla August), y gracias a su papel del tenista Björn Borg en Borg McEnroe, su rostro se está volviendo cada vez más popular en todo el mundo.

La película, dirigida por el danés Janus Metz, se estrena este viernes en las salas españolas y cuenta el épico partido que disputaron el tenista sueco y el estadounidense John McEnroe, conocido por sus rabietas en la pista, en la final de Wimbledon el 5 de julio de 1980. Una final legendaria en la que ambos deportistas se dejaron la piel y que difícilmente olvidarán aquellos que amen el tenis. Borg, entonces de 24 años, era el número uno y ya había ganado de forma consecutiva los últimos cuatro torneos en el All England Club mientras que el indomable McEnroe (encarnado por Shia Labeouf) no tenía nada que perder a sus 20 años y estaba determinado a vencer a su rival.

“Yo creo que Borg y McEnroe tenían mucho en común, ambos estaban jugando bajo una tremenda presión”, asegura Gudnason en una entrevista a La Vanguardia concedida durante la presentación del filme en la pasada edición del BCN Film Festival. “Los dos eran como dos volcanes, pero el sueco, con los años, consiguió mantener a raya sus emociones”, opina.

Los dos eran como dos volcanes, pero el sueco, con los años, consiguió mantener a raya sus emociones

A su juicio, Borg sentía una presión enorme y estaba agotado de que todo el mundo esperase que fuera siempre el número uno “hasta el punto de que se retiró solo un año después al perder la final con McEnroe en Wimbledon”. Sverrir cree que Borg “no estaba preparado para lidiar con la fama cuando se convirtió en la primera superestrella del tenis”. “En el momento en que se convirtió en una celebridad ya había aprendido a mantener dentro las emociones, y es lógico que le calificaran ‘el hombre de hielo’, pero en su interior todavía era un volcán que podía entrar en erupción en cualquier momento”.

Ese proceso es precisamente el que narra Metz en la película a través de flash backs en los que vemos a los protagonistas en su infancia, la relación que mantuvieron con sus respectivas familias y, especialmente la que sostuvo el tenista sueco con su entrenador Lennart Bergelin, encarnado en la ficción por Stellan Skarsgard.

¿Y cómo se preparó Sverrir para convertirse en uno de los mejores tenistas de todos los tiempos? “Yo jamás había cogido una raqueta ni pisado una pista de tenis; tampoco era aficionado”, afirma. “Cuando me ofrecieron el papel fue todo un reto y estuve entrenando duro durante los seis meses previos al rodaje. Aprendí a jugar como Borg”. El actor dice que no quiso entablar contacto previo con él y que se empapó del personaje utilizando material de aquella época: leyendo entrevistas y libros, viendo todos sus partidos… “Quería entender a la persona a la que iba a interpretar”.

Noticia Completa



Comentarios ¿Qué opinas?...
CONTACTO: NO ENVIAR CV, serán borrados por el sistema. Recordar que nosotros no ofrecemos empleo solo publicamos información laboral de terceros. Si quieres publicar ofertas de empleo, o cualquier otra duda o sugerencia: alexserranodelmazo@hotmail.es

POLÍTICA COOKIES | PROTECCIÓN DE DATOS | AVISO LEGAL